No todo va a ser escribir novelas... También me gusta vestirme de payasa y contar cuentos